A panic station

Such a Teenage.

Years ago, Rafaela came to me. Actually it came to my brother school life. After he finished it… well, let’s say I took it.

Me gustó tanto la manera en como escribía. Y me dió tanto alivio saber que había gente que era publicada después de escribir de esa manera. I mean, yo escribo así, sin tapujes, diciendo las cosas de manera cotidiana y endulzando con alguna que otra palabra desubicada entre tanto languaje normal. Fue el mismo tipo de alivio que me dió enterarme que a Córtazar lo habían rechazado varias veces.

Me dió ganas de creer nuevamente en mí, como lo hacen pocas personas que leen lo que escribo. Y con la lluvia feroz que se acaba de largar se me ocurrió que las nubes están sufriendo casi como lo hizo Rafaela. Pero que el cielo se aclara cuando se largan esas gotas duras, interminables. Rafaela soy yo, Rafaela es ella, Rafaela somos todos. No es más que la idea de sufrir por amores.

Es de lectura adolescente. Totalmente. No es ningún Byron, mucho menos un Borges (aunque no me guste). Lo de recomendar viene del alivio total, y de que hoy, cuando las nubes eran dudosas me recosté a leerlo nuevamente y volví a sentir lo mismo.

Yo puedo, también, Besos.

The Writting Chaos.

Anuncios
Esta entrada fue escrita por cyelip y publicada el octubre 29, 2012 a las 15:02. Se guardó como The Writing Chaos. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: